De volver a Córdoba y hacernos con el monopolio de la elaboración y venta de aros hippies.

Y quedarnos.